martes, 17 de octubre de 2017

Vértigo: ¡5ª ITV MATRIMONIAL!

No estoy hablando de ninguna película de Hitchcock, y eso que algunas de sus películas, sobretodo las de su época americana, las podría ver cientos y cientos de veces.

Pero es que parece mentira que ya estemos en la 5ª edición de la ITV Matrimonial.
En la primera 20, en la segunda se multiplicó por 8 el número de asistentes... ¡sí, sí, has leído bien... x 8!. Menos mal que la buena gente que hay en el Cottolengo del Padre Alegre de Madrid nos dejó un sitio mucho más grande.
Y luego la tercera, y la cuarta... y ahora ya la 5ª.
Así visto da un poco de vértigo... ¿Cuántos matrimonios vendrán esta vez?



Para inscripciones aquí: INSCRIBIRSE A LA 5ª ITV MATRIMONIAL

Es emocionante que, siendo al principio una vaga idea de alguien sobre algo muy etéreo, fuese cogiendo fuerza y forma... y ¡ya estamos en la 5ª edición!

Es increíble que, detrás de todo esto, personas anónimas lleven a cabo una tarea, encomendada buenamente por D. Josemaría, y salga todo rodado. Me explico: hora del coffee-break. Las máquinas Nespresso no están ahí todos los días. Alguien, un genio, tuvo la fantástica idea de poner unas dos o tres Nespresso a disposición del público. Y seguramente ese genio se buscó la vida para "liar" a tres personas y que éstas se encargaran de traerlas. Sí, con sus cápsulas y todo.
Y así con cientos de cosas que me vienen a la cabeza.

Al principio hablábamos del vértigo que nos daba estar ya en la 5ª edición, y es que, por hacer un uso más de esta palabra, es vértigo lo que da el matrimonio. Dos personas que desean compartir su vida y formar un proyecto de 2 y más, un proyecto común, es una pasada.

Si habéis estado en una Ordenación Sacerdotal o en la Profesión de Votos Perpetuos de alguna amiga no me negaréis que es una pasada, también.
Os podría hablar de lo que supuso para mí la Ordenación Sacerdotal de mi primo, ahora Mn. Carlos. Mi primo casi de la edad, habíamos jugado tantas veces juntos... Y de pronto verlo allá postrado en el suelo, entregando su vida entera a Dios...

Hablando con él me decía que la suerte del sacerdocio es que uno puede abdicar, pero que la Otra parte, que es el mismo Dios, NO TE DEJA NUNCA.

Eso en el matrimonio no ocurre. Si uno abdica el otro también puede abdicar. Son dos seres imperfectos que se unen porque quieren quererse. ¡Eso sí da vértigo!
¿Y cuántos años nos preparamos para el Matrimonio? ¡Vértigo! ¿eh?

Hay muchas cabezas pensantes acerca de éstas y otras cuestiones. El cursillo prematrimonial resulta insuficiente, aunque también es cierto que para algunas parejas será el único contacto - compromiso que tendrán con la parroquia.

¿Sabéis cuántos años se necesitan para ordenarse sacerdote? Unos 8 años entre los que se estudia teología y filosofía.

¿Y cuántos años para prepararse para ser monja? desde que se es postulanta hasta que profesa votos perpetuos pasan un total de 8 años, cuando ha cumplido los 24 años, aproximadamente.

La Iglesia habla de 3 fases de preparación para el Matrimonio: remota, próxima e inmediata.

La remota empieza desde que nacemos en una familia, viendo el cariño de nuestros padres, familiares o personas cercanas.

La próxima es durante el noviazgo. Esa época en la que se trata de discernir si esa persona ser´a la candidata idónea para formar una familia.

La inmediata es previa al enlace, ya con fecha de boda, cuando se realiza el cursillo de preparación al Matrimonio.

Pero, ¿y quién nos acompaña después del enlace? ¿Con el "Sí quiero" termina la formación? He aquí donde tienen sentido las ITV Matrimoniales (2 cada año), para formarse e ir renovando ese amor que se dió en un Sí el día de la boda pero que hay que trabajarlo TODOS los días, con pequeños o grandes síes durante toda la vida.